Blog de LaPachisEstaLoca

Hasta que... te conocí

El 16 de agosto de 2017, recibí una llamada, me indican que ven a un perro atado a un poste, y se encuentra evidentemente asustado, al descender del vehículo y verificar que ocurría se escucha que uno de los vecinos informa que sacaron a la mascota de una casa cercana a la calle, pero como el animalito insistía en regresar hacia la casa de donde la sacaron  por el temor que tenía la "señora" decide atarla al poste con un cable que encontró y dejarla allí para "que se la lleve el que quiera".

¿Qué clase de sociedad nos hemos convertido?

Explica que la perrita se la habían regalado a su hijo pero su esposo nunca estuvo de acuerdo y si no la saca igual él la iría a "perder".

No sé, pero yo que conozco a la persona con quien convivo y sé que le gusta y que no, por sentido común NO acepto regalos de esa índole, y es que es lo que sucede cuando una perrita mestiza da a luz a sus cachorros, la mara los chinchiletea sin importarles nada, la cosa es deshacerse del problema.

Es como cuando las personas "reportan" a animales heridos o en serios problemas en las calles y con llamar a una organización o persona que saben que se dedica al tema de rescate y recuperación de animales prácticamente le endosan el problema, y ¡¡ay de aquel que se dice ser rescatista y no atiende esta clase de "llamados"!! porque automáticamente son los malvados insensibles que no hacen nada, y en el momento que alguien atiende a su llamado, después de haber ofrecido el cielo y la tierra, media vez desaparece el animal de su campo visual la persona 1. ya es un héroe  y 2. ni siquiera se dignan a depositar al menos Q. 20.00 para apoyar al sufrido animal, total el rescatista ha de estar "bañado" de contactos y descuentos por la buena labor...

Y eso pasó con esta perrita que estaba atada a un poste ahorcándose en su desesperación de volver a lo que ella conocía como su "hogar", hacen una llamada de reporte y pues al escuchar las magníficas y humanas respuestas -ajá...- claro que dije que iba por la perrita, que le esperaba, que llegará la noche y a nadie le interesara desatarla al menos del poste, ni pensar llevársela a casa, mestiza! uy que horror!

Así que nos reunimos en un punto con la reportante y me entrega a la perrita, claro no que sin ella como muestra de su eterno agradecimiento le tapizara con vomito el carro porque la pobrecita se marea en los vehículos.

Y así, esa noche es como llegó "Panchita" a nuestro hogar.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: